Análisis,

Los contratos vigentes son el peor obstáculo para el Transantiago